Sistema de Gestión de Activos ISO 55000

Vamos a ver hoy una introducción a la Gestión de Activos o Asset Management, de la mano de una Webinar encontrada en youtube, la cual os invito a revisar. Lo que adjunto a continuación es un breve resumen de lo explicado allí por Hugo V. Amezcua y Gerardo Trujillo, como ponentes. Las imágenes que adjunto son parte de la ponencia de Hugo V. A.

Actualmente se acaba de aprovar una norma a nivel internacional para ayudarnos en la gestión de nuestros activos. Esta norma es la ISO 55000 y surge como transposición de la ya existente norma británica PAS 55.

La norma PAS 55 surge en el año 2004 y se revisa en 2008, siendo muy beneficiosa en los paises de uso, Gran Bretaña, Irlanda y Australia. Es por ello que se decide hacer una norma internacional, la actual ISO 55000 que entra en vigor en enero de 2014. Esta última consta de tres partes:

  • ISO 55000: Establece las definiciónes ( nos da el “por qué”)
  • ISO 55001: Define los requerimientos para el establecimiento, implementación, mantenimento y mejora de un sistema de gestión de activos (nos da el “qué”)
  • ISO 55002: Guía de aplicación de la ISO 55001 (nos da el “cómo”)

¿Qué es la Gestión de Activos?

Según el IAM (Institute of Asset Management), Gestión de Activos es el arte y la ciencia de tomar las decisiones correctas y optimizar los procesos.

Esencialmente es el proceso de guiar la adquisición, uso y desecho de activos, con el fin de obtener el mejor beneficio de su desempeño, administrando la gestión de costos y riesgos a lo largo de su ciclo de vida.

Por ello, una Gestión de Activos efectiva requiere de un enfoque disciplinado que permite a la compañía lograr sus objetivos estratégicos, incluyendo la determinación y elección de activos, la mejor forma de operarlos y mantenerlos y el momento adecuado para reemplazarlos.

Por tanto, la Gestión de Activos juega un rol preponderante en determinar el desempeño operativo y rentabilidad de toda la industria que utiliza activos como parte de su negocio central.

¿Cuáles son las fases del Ciclo de Vida de una Gestión de Activos Integral de una empresa tipo?

Si observamos el diagrama adjunto, vemos que las fases se distribuyen a grandes rasgos como sigue:

  1. Establecimiento de un Plan de Negocio y unos objetivos de negocio. Es decir, a que se dedica la empresa, hace piezas para coche, hace pasteles o fabrica papel.
  2. Adquirir los mejores equipos, los más eficaces para la ejecución de estos trabajos.
  3. Proyecto de construcción y puesta en marcha de las instalaciones o equipos.
  4. Operación de los equipos. Fase de producción que se desarrolla de manera conjunta con la fase siguiente
  5. Mantenimiento de los equipos. Aseguramiento del buen funcionamiento y disponibilidad de los mismos, renovación y mejora.
  6. Final de vida de los activos y remplazo de los mismos.

Las fases 3, 4 y 5 se realizan siguiendo la política y declaración de intenciones desarrollado en el plan estratégico.

¿Qué es un Activo?

Según la definición de la normativa, un activo es algo que tiene un valor potencial o actual para una organización. Esto es, una planta, una instalación, maquinaria, vehículos, edificios u otros elementos)

¿Cuándo llega el final de vida de un activo?

Desde un punto de vista de mantenimiento los activos tienen un inicio de vida en el que requieren de poco preventivo y de mucho correctivo, debido a las puestas en marcha, costes de ajuste para producción y optimización de producto. A lo largo de la vida del activo, estos costes en correctivo se reducen, siendo necesario aumentar los costes en preventivo. Este aumento en preventivo se ajusta en inicio siguiendo unos riesgos, (desde un punto de vista de proceso, no se quiere dejar de producir cuando las máquinas aún son “seminuevas”). Este es el punto óptimo del activo, cuando funciona a plena carga, no para y no requiere de mucho mantenimiento. Pasado este punto óptimo, el activo comienza a requerir más intervenciones de mantenimiento preventivo, se deben sustituir piezas, se deben planificar paradas programadas, comienzan a aparecer perdidas energéticas y productivas, (es necesario más tiempo de arranque y ajuste). Cuando estos costes, tanto de mantenimiento como de producción superan el coste de sustitución del activo, existiendo además un payback razonable de un activo nuevo, es cuendo es pertinente realizar la sustitución.

¿Por qué se requiere un Sistema de Gestión de Activos?

Para que la organización logre sus objetivos estratégicos y a la vez logre gestionar eficazmente sus activos. Esto es:

  • Gestionar el riesgo: evitar riesgos innecesarios de seguridad o de productividad.
  • De manera consistente y sostenible: evitar hacer recortes en mantenimiento o en elementos de gestión que puedan verse afectados a largo plazo.
  • Alineamiento con la cultura corporativa: tratar que todos los trabajadores de la empresa remen en el mismo sentido, evitando que mantenimiento sólo vele por el mantenimiento y no la productividad o que producción solo se preocupe de producir, sin tener en cuenta el estado de los equipos.

¿Qué hace la norma ISO 55000?

Especifica los requerimientos para el establecimiento, implementación, mantenimiento y mejora de los sistemas de gestión de activos. No te dice “cómo” hacerlo, ese paso lo debe realizar cada organización según su política particular.

¿Cuáles son los beneficios de un Sistema de Gestión de Activos?

  1. Alimento de la visión de la compañía.
  2. Eliminar barreras internas y conseguir más soporte corporativo.
  3. Mejorar los resultados financieros.
  4. Mejor administración de riesgos para la compañía.
  5. Mejores servicios y productos.
  6. Cumplimiento de la responsabilidad social corporativa.
  7. Demostrar el cumplimiento de las regulaciones y los requerimientos.
  8. Mejorar la reputación de l acompañia.
  9. Mejorar en la sostenibilidad organizacional.

¿Es la Gestión de Activos lo mismo que Gestión del Mantenimiento?

Siguiendo lo comentado por G. Trujillo, gestión de mantenimiento es una parte de la gestión de activos, se encarga de una de las fases. Por tanto, este departamento no debe ser el encargado de liderar la gestión de activos, porque, aunque se puede encargar de la implementación de nuevos activos, no es el responsable de elaborar el plan estratégico de la compañía. Digamos que es uno de los intervinientes, pero no el único.